¡NOVEDAD! Las siete bestias, III: La diversión, de Emilio López Medina

Este libro constituye el tercer tomo de la heptalogía Las siete bestias, de la cual ya hemos publicado anteriormente el primero, La ignorancia. En él, el autor somete a inspección crítica la obsesión contemporánea por la vida frívola como método de escape de las grandes verdades de la vida, frente al cual propone la alternativa de la creación. Con un bagaje antropológico de raigambre clásica, se apuesta en esta obra por un concepto denso de la existencia, frente a la ligereza y la superficialidad que preside nuestra época. Se trata, sin duda, de un libro incómodo que zarandeará nuestras conciencias, a las que pone frente al espejo de sus propias debilidades y concesiones.

 


EMILIO LÓPEZ MEDINA, La diversión

Colección Gnomon, 8

En coedición con Thémata Editorial

ISBN: 978-84-121936-7-1

14,8X21cm. 150pp. 18€

OFERTA HASTA EL 15/2: 12€ envío gratis

 

ÍNDICE

I. Lo zafio o la vida en las cosas
sociedad de consumo, 9
deseos y objetos
riqueza y dinero
trabajo y consumo
inmersión en el disfrute y la diversión, 20

II. Lo divertido o la vida en los demás
divertidores y divertidos, 25
centros y organismos de diversión/televisión, 27
famoseo y mundillo divertido
educación en/para el disfrute, 43
la idioticia estructural, 50
políticamente correcto
divertimentos de Sociedad/la progresía
divertimentos con la Naturaleza/el animalismo
consumo de diversión, 72
aburrimiento
deporte (o la guerra divertida)
viajes y aventuras divertidas
cultura divertida
la moral placentera
o cómo hemos llegado a ser lo que somos, 103

III. Lo excelente o la vida con los demás y consigo
diversión – felicidad, 113
búsqueda de la felicidad, 119
causas de la infelicidad, 121
el camino de la felicidad, 130
la vida con los objetos
desprendimiento de las cosas
dedicación a las personas
el camino como felicidad, 140
consigo: la creación, 142


LO DIVERTIDO O LA VIDA EN LOS DEMÁS

Divertidores y divertidos

Esta sociedad no te da nada si tú no le das algo a cambio, sea lo que sea (desde unos tomates que cultives o unas latas de cerveza que elabores, hasta la diversión que le proporciones jugando al fútbol, cantándole canciones o haciendo el tonto o el listo o el héroe en la televisión). Ocurre entonces que en este “sea lo que sea” entra todo y todo es consumido (y en ello el individuo no tiene lí-mites), y, lo que es más, implica que cualquier acción pueda justificarse en función del beneficio del consumo que se haga de esa cosa.

*

Con ello, esta sociedad ha conseguido que la diversión en sí misma se convierta en un objeto de consumo, el más superestructural… La sociedad da, de este modo, un paso cualitativo y culmina, no tanto en la diversión en sí misma, cuanto en el consumo de diversión.

*

Es así como, más allá de la escisión dialéctica entre hombres libres y esclavos, señores y siervos de la gleba, burgueses y proletariados, la división propia de la sociedad de ahora reside en la escisión ‒escisión light‒ entre hombres que divierten (futbolistas, cantantes, famosillos varios, actores…) y hombres que son divertidos por los anteriores: una división entre Divertidores y Divertidos. Estos divertidos, al no servir para divertir, aceptan trabajar en trabajo esclavo para ser divertidos por los otros y pagarles por ello ‒y pagarles muy bien, además‒, produciéndose así felices síntesis dialécticas a discreción.

*

Hemos escalado, pues, otro grado más en el proceso evolutivo respecto de la sociedad liberal salvaje de siglos anteriores: si antes era una sociedad de poseedores y desposeídos, ahora que todos somos poseedores de bienes se ha reconvertido en una sociedad de entretenidores y entretenidos; y si el trabajo era entonces un medio de poseer para sobrevivir, ahora es un medio de poseer para divertirse.

*

Por tanto, en cuanto el disfrute y la diversión es la aspiración final de los individuos, nos encontramos para ello con que una mayoría hace lo útil, mien-tras una minoría de profesionales de la diversión los recrea y deleita (cantándoles, escribiéndoles literatura apasionante de entretenimiento y evasión, dándoles patadas a un balón, haciendo el gilipollas en la televisión…) para que si-gan trabajando y luego poder divertirse (al menos los fines de semana) con el salario percibido.

*

Así pues, el axioma cristiano ora et labora ha sido reconvertido y alcanzado mayor funcionalidad y precisión laica al ser sustituido por el de diviértete y produce… Algún día escribiré un Elogio del vago.

*

Efectos no tan colaterales de lo anterior es que esta sociedad se estructura de tal manera que premia más a los que dicen y hacen chorradas por televisión, a esos individuos en calzoncillos que le dan patadas a un balón, que a aquel ‒un hortelano, por ejemplo‒ que le da la comida de cada día o sostiene la vida y el mismo bienestar de todos.

*

No lo olvides… En el fondo, la gente sólo quiere de ti que le proporciones dinero (aunque sea en forma de sueldo o subvención), que los cures (aunque sea con quimioterapia) o que los diviertas (aunque sea con un simple chascarrillo). Pues bien, ya que no tienes dinero, ya que no los puedes curar, diviérteles. En lo demás les importas un comino.

*

No se me oculta, sin embargo, que paradójicamente la búsqueda más difícil del mundo es buscar diversión, y el oficio más difícil es divertir a la gente.


Emilio López Medina nació en 1949 en Jódar (Jaén). Licenciado en Filosofía
por la Universidad de Valencia y doctor por la de Granada con una tesis sobre
Jaime Balmes, ha ejercido como profesor titular de la Universidad de Jaén.
Es autor de diversos libros y estudios de carácter académico, así como de una
amplia obra aforística que ha comenzado a publicarse en volúmenes tales como
El dolor (2011), 69 aforismos porno & 96 aforismos antisexistas (2016), El
arte jovial
(2018), Del amor y todo lo que le es propio (2018) y La ignorancia
(2020). Ha participado en los volúmenes colectivos Fili mei. Los aforistas y la
paternidad
, y Juega o muere. Los aforistas y lo lúdico. Ha sido incluido en las
antologías El cántaro a la fuente y Espigas en la era, así como en el Anuario del
Aforismo Español 2018. A principios de 2020 apareció La ignorancia, primer
tomo de su heptalogía "Las siete bestias", y en julio del mismo se publicó su
novela Así reía Saturnino.

 

Visite la web oficial de Emilio López Medina